martes, 20 de octubre de 2020

TOREROS EN LA PANDEMIA - VIÑETA 377

 Viñeta 377
 
Toreros en la pandemia
Jorge Arturo Díaz Reyes, Cali octubre 20 de 2020
 
Jaén. Foto: Valdivieso – Sentimiento, www.burladero.tv
 
Vamos para noviembre, la peste arrecia, la mortandad aumenta, el miedo reina, la economía tiembla. El mundo sin más remedio para. Todo se viene a menos, excepto el desconcierto, y esto resulta peor que la enfermedad.
 
Otros muchos padecimientos quizá más graves; infecciosos, renales, tumorales, cardiovasculares…, quedan de lado en los hospitales. Hasta los templos cierran. Los machos alfa de los rebaños humanos, políticos de profesión, más que sumarse a los esfuerzos preventivos y asistenciales, parecen atareados en convertir la calamidad en oportunidad propia, y rentabilizarla electoralmente.
 
¿Y el toreo? Qué podremos decir del toreo, considerado incluso por muchos taurinos como “recreación” y por lo tanto prescindible. “Un año sin toros tampoco es el fin del mundo” dijo uno, y no uno cualquiera. Bueno, tiene razón, no sería el fin del mundo, pero sí podría serlo del “mundo taurino”.
 
Ahí están las plazas, (la mayoría) clausuradas, con sus temporadas abortadas. Ahí van Las estadísticas en barrena, con las lógicas consecuencias de sufrimiento humano, la gente del toro vive de su oficio. Ahí van las ganaderías desapareciendo...
 
Por fortuna no todos se rinden. Habrá que recordar después, aquellos que sacaron el tesón de seguir adelante en estas tan adversas circunstancias. Habrá que aplaudir su aguante. Habrá que reconocer su coraje, virtud torera por excelencia. Y habrá, es de justicia, que tener presente a quienes mantuvieron el toreo vivo, triunfadores y no, por igual: empresarios, ganaderos, vaqueros, transportadores, toreros, novilleros, aficionados, periodistas... No hay espacio para citar nombres, pero todos saben quiénes son, quienes lo están haciendo.
 
Actitud torera ejemplar, coincidente además con la opinión de los epidemiólogos que invitan a domar el virus, atreverse a convivir con él, porque ni siquiera una posible vacuna garantizará su pronta extinción. No hay otra salida.
 
Paralizarse y vegetar es tan trágico y tonto como ignorar el contagio lanzarse. Tendremos que defendernos activamente. Nos lo están diciendo. Hacer de tripas corazón, de la higiene capote y al toro. El toreo enseña siempre.



martes, 13 de octubre de 2020

INSUFICIENCIA CARDÍACA - VIÑETA 376

 
Viñeta 376
 
Insuficiencia cardíaca
Jorge Arturo Díaz Reyes, Cali octubre 13 de 2020
 

El negocio de las corridas, la industria de la tauromaquia, el sistema de la fiesta, enfrentan quizá la más dura época de su historia. La extinción aparece cada vez más como una posibilidad real que como una visión alarmista de la cual se pueda escapar cerrando los ojos o mirando a otro lado.
 
La pandemia, sí. Pero esta no es la causa única, ni siquiera la principal. De otras peores pestes y calamidades mundiales ha sobrevivido el toro y salido fortalecido. Tampoco la presión de los intolerantes, hasta excomuniones y criminalizaciones ha superado. Menos, los eventuales errores empresariales, propios del oficio.
 
Mucho antes de la globalización viral, en marzo pasado, las acciones habían entrado en caída libre. Años. Ahí están las estadísticas que lo prueban, con su índice más veraz; el descendente número de festejos. Derrumbe que ha arrastrado tras de sí a todo el sector, para hablar en términos de economistas. Crisis ha sido la palabra de moda desde entonces.
 
El Covid 19 no ha hecho más que agravar el cuadro preexistente. La salud minada, las defensas bajas y la poca conciencia de la enfermedad, se han coligado contra el paciente y empeorado su pronóstico. Es dogma clínico. Los paliativos, analgésicos y palabras de consuelo pueden aliviar el sufrimiento (cosa importante), pero no curar ni salvar. Es más, a veces enmascaran síntomas y roban atención a la etiología del mal.
 
Por eso, a cambio de mentiras piadosas, charlatanerías y curanderías que se ofrecen y no siempre gratuitamente a los casos desesperados, la verdad, la dura verdad del diagnóstico preciso es dolorosa pero necesaria. Es obligado volver a la pregunta clave. ¿Qué venía pasando, qué había debilitado tanto el organismo, para que el contagio lo haya puesto en estado terminal?
 
La respuesta, la han dado no pocos desinhibidos, a quienes por ello mismo se les mira con desconfianza y antipatía. El enorme y obeso cuerpo de la fiesta ha descuidado su corazón; al épico arte del toreo se le resta protagonismo y fuerza, entra en insuficiencia y ya no moviliza la circulación lo suficiente para mantener las constantes vitales.
 
Y lo empeoran quienes hacen pasar la enfermedad por salud, quienes dicen que todo va bien cuando todo va mal, y los relacionistas que con sus melifluas tergiversaciones lo intoxican y aceleran el deceso.
 
Habría que asumir la realidad, atender con terapia radical el claudicante órgano principal. Recuperando su función esencial, su autenticidad y pujanza de toro bravo. En lugar de andarse con pañitos de agua tibia, complacencias o peor, intentos de convertirlo en hígado.

martes, 6 de octubre de 2020

MANIZALEZ PLAZA FUERTE - VIÑETA 375

Viñeta 375
 Manizales plaza fuerte
Jorge Arturo Díaz Reyes, Cali octubre 6 de 2020 

Manizales. Foto: J. A. Díaz, archivo

En medio del acojonamiento empresarial mundial, “La ciudad que hizo las ferias en Colombia” no se rinde y lanza la suya, “Toros y Ciudad”, para el 11 y 12 de octubre próximos. Modalidad virtual, cierto, la única permitida, la única posible hoy acá. Lo hace con lo que hay, sin cobrar, echando mano de sus propios recursos, dando ejemplo de lealtad y resiliencia.

Dos carteles, ambos con el hierro “Ernesto Gutiérrez”, emblema regional. Una novillada mixta y una corrida de toros. Trece reses para trece lidiadores (uno a caballo), todos nacionales y adelante con los faroles.

El médico Juan Carlos Gómez, hombre afable, pero cumplidor, cabeza y brazo de la filantrópica empresa Cormanizales, benefactora del Hospital infantil, no se arredra. Recuerdo esa mañana, domingo de corrida, hace ocho meses, frente a la Santamaría. Venía yo de cruzar por entre los temibles grupos antitaurinos bogotanos que vociferando comenzaban a concentrar fuerzas en la carrera séptima.

Me lo encontré de pronto y le dije –Quieren intimidarnos y alejarnos.

–Los miró burlón y contestó airado, haciendo ademán de arrancarles ¿Qué queeé? ¡Camine vamos pa´llá a ver cuál es el que corre más!

Era broma, claro, la policía controlaba. Reí con la imagen quijotesca de verlo arremeter a panza descubierta contra la turba y la certeza de que lo haría de ser necesario. Al fin y al cabo, la fiesta de los toros es culto al valor, y eso (se supone) rige para todos los implicados.

Bueno, los que pensaban que Manizales, igual que la mayoría de las plazas del mundo, desde Las Ventas y La Maestranza para bajo, arrearía su bandera frente al virus, tal vez no conocen al caballero que comanda el fuerte. Ni que allí la tauromaquia es honra, prez y patrimonio.

Seguramente toros y toreros honrarán el compromiso, alentarán la posibilidad de la feria grande en enero y con ello lanzarán un ¡sígannos! a Cali en diciembre y a Bogotá en febrero. Plazas estas asediadas, además de por la pandemia, por sus propios alcaldes.

¿Quieren verlo? Conéctense vía: #TorosyCiudad2020 - Fanpage de Facebook Plaza de toros de Manizales, y acomódense.